El Retablo de San Jorge

Image

San Jorge es uno de los Santos más representados desde la Edad Media, por todas las artes plásticas, en especial la pintura y escultura. De la primera hemos de destacar uno de los retablos más bellos de la pintura gótica valenciana del primer tercio del XV, el retablo de San Jorge de Jérica.

 

Vida y Leyenda.

Jorge nace en la región de Capadocia, en Turquía, en una fecha no concreta del tercer cuarto del siglo III d. C. Desde muy joven se alistó en las filas de los ejércitos romanos que ocupaban el Asia Menor, la parte más oriental del imperio romano.

Por aquellos años, a finales del s. III d. C., los emperadores Diocleciano y Maximiano llevaron a cabo una intensa persecución de los cristianos, considerados como herejes que renegaban de los dioses y que adoraban a un solo dios. Jorge que participó en la conquista de Palestina como soldado, pronto se afligió ante el trato que se daba a los cristianos reaccionando en contra. Abandonó su carrera militar y se convirtió al cristianismo ejerciendo de predicador por todos los pueblos.

El gobernador Daciano lo llamó ante él e intentó que renunciara a su fe, ofreciéndole todo tipo de recompensas y bienes, después de varios intentos y tras la negativa de Jorge de abandonar sus creencias, fue torturado en sucesivas ocasiones, saliendo siempre impune ante el asombro de todos, sin dejar mella en su cuerpo tan cruentos suplicios.

Pero no consiguió más que reafirmar su fe en el Dios cristiano. Después de sucesivas torturas, el gobernador decidió que debía matarle, primero lo arrastró por la ciudad hasta el lugar donde sería ejecutado, al día siguiente fue decapitado por el verdugo en presencia del pueblo, esto sucedió por el año 303 d. C.

A partir de entonces, tras el martirio y muerte del valiente joven, en los años siguientes sucederán una serie de milagros que derivan en una aclamación hacia su persona. Lo que conduce a que en el año 494 d.C., en el catálogo del papa Gelasio I se le mencione como un personaje venerado.

En 1222 (s.XIII) el concilio de Oxford ordenó que su festividad, (el 23 de abril, día en que se cree que murió) se celebrara como fiesta nacional y en el siglo XIV se convirtió en el santo patrón de Inglaterra.

También es patrón de otros países Georgia, Grecia, Lituania, Polonia, Portugal, Rusia y Servia y de ciudades europeas como Génova (Italia). En España lo es de Cataluña, Aragón y de la ciudad alicantina de Alcoi.

San Jorge, en su representación iconográfica, siempre aparece asociado al caballo blanco sobre el que va montado y a un dragón a sus pies atravesado por una lanza. Aunque el martirio y la muerte en la ciudad de Lydda (Judea), están contrastados históricamente según dos inscripciones primitivas en una iglesia de Siria y por catálogo de Gelasio I donde se le canoniza; por lo que más se conoce a San Jorge es por la leyenda popular donde se relata la historia del encuentro con el dragón.

Sobre la leyenda habla Fray Santiago de Vorágine en su libro, La leyenda dorada, (1264). Esta parece ser que sirvió como fuente de inspiración para los artistas que plasmaron en sus obras el relato iconográfico de la vida y martirio de San Jorge.

Se dice que un día llegó San Jorge a la ciudad pagana de Silca en la provincia de Lydia (Asia Menor), donde existía un lago muy grande y habitaba un dragón monstruoso. Los habitantes de la comarca tenían mucho miedo a tan fantasmagórica criatura y nunca pudieron capturarla a pesar de sus intentos. Para calmar su hambre y su ira, aquellas gentes le ofrecían dos ovejas todos los días. Cuando estas mermaron se ofrecía solo una además de una persona, elegida mediante sorteo entre todas las que habitaban la ciudad. Cuando ya casi no quedaban habitantes en la ciudad, le tocó a la única hija del rey.

El rey que inventó esta fórmula, cayó en su propia trampa, y para salvar a su hija ofreció a cambio todos sus tesoros, e incluso la mitad de su reino. Pero todo su dolor fue en vano y un día la doncella tuvo que despedirse de sus padres y partir hacia el lago para ser arrojada y engullida por el dragón.

Por el camino se encontró con Jorge y al verla tan apenada y con tanto llanto le pregunto que le pasaba, ella le dijo que huyera sino también perecería. Jorge le insistió en que le contara a donde iba y que sucedía. Cuando la doncella le contó el relato, Jorge le dijo: ¡ Hija no tengas miedo! En el nombre de Cristo yo te ayudaré.

El dragón salió del agua para comerse a la doncella y San Jorge subió a su caballo blanco, se encomendó a Dios, y se batió con la bestia, atravesando su cuerpo con una lanza. Una vez dominado al dragón hizo que la princesa se quitara el cinturón y lo atara por el pescuezo y ambos fueron hasta la ciudad como si llevasen un perro.

Al llegar a las murallas la gente gritaba atemorizada pensando que este era el fin y huyeron. Jorge trató de detenerlos y tranquilizarlos convenciéndoles de que la única manera de salvarse sería convirtiéndose al cristianismo. Después el rey y todos los ciudadanos volvieron y se bautizaron, y San Jorge dio muerte al dragón atravesándole con una espada, en presencia de la multitud. El rey agradecido mando construir una iglesia enorme dedicada a Sta. María y San Jorge, a cuyos pies del altar manó una fuente de aguas milagrosas que curaba a los enfermos. La recompensa que le ofreció el soberano a Jorge por salvar a su hija no la acepto y por propio deseo hizo que se repartiera entre los pobres.

 

Autor y Cronología.

El autor del retablo es Berenguer Mateu. El contratista fue la Cofradía de San Jorge, y, dicho contrato, se firmó en diciembre de 1430, dándole al autor un plazo de seis meses para su finalización. Así, pues, el retablo se finalizó para la festividad de San Juan de 1431.

 

Ubicación.

Sobre el lugar que se ubicaba originariamente se sostiene la hipótesis de que estuviera en la Iglesia de San Jorge, conocida hoy día bajo la advocación de la Sangre de Cristo, patrón de la villa.

Esta hipótesis se apoya en varias noticias que se extraen de las fuentes escritas:

1ª El Historiador Francisco del Vayo, habla de una iglesia en la villa de Xerica, bajo la advocación de San Jorge. En 1401 aparece ya documentada y situada "en el cuerpo de la Villa y cabe al camino real". Estaba dentro del recinto amurallado o tercer cinturón que corresponde a última ampliación de época tardomedieval.

2ª También se la menciona en unos documentos civiles, donde en 1543 Bartolomé de la Fanga, vecino de Jérica capitula la venta de unas casas con Antón Valero, que se ubican en "la partida de la Yglesia de San Jorge".

3ª Por último en 1663, el obispo de Segorbe realizó una visita Pastoral a Jérica y en ella se dice que visita "La iglesia de la Sangre de Cristo y de San Jorge".

Son tres datos que confirman que existió hasta mediados del s. XVII una iglesia dedicada a San Jorge. Seguramente el retablo presidía el altar mayor de esta iglesia gótica a la que estaba dedicada su advocación. Después el edificio sufrió varias transformaciones, una con la reforma barroca adentrado ya el s. XVII, y luego otra posterior en el altar mayor de estilo neoclásico, quedando con el trazado que vemos en la actualidad. Puede ser en el momento de la reforma cuando se cambie la advocación de San Jorge a la actual de la Sangre de Cristo.

Si bien el historiador Leandro de Saralegui lo vio por primera vez en 1935, la tradición oral nos dice que el retablo se rescató de esta iglesia y se trasladó y guardó en los sótanos de la casa de la villa. Documentos de 1944 afirman que apareció entre los escombros del edificio, unas tablas procedentes del altar mayor de la iglesia, cuando se efectuó el derribo del antiguo ayuntamiento.

Desde 1949 se ubica en los bajos del nuevo ayuntamiento, haciéndose cargo de su custodia el primer director del Museo D. Salvador Llópis. Actualmente se encuentra en el Museo Municipal de Jérica, en la sala dedicada a éste, y es propiedad del Excmo. Ayuntamiento de Jérica

 

Temática y simbolismo.

El retablo se compone tres tablas independientes que forman un tríptico. No se han conservado ni la predela, que presentaría un ciclo con escenas de la Pasión, al igual que el retablo al que secuencia, el de San Jorge de la Compañía del Centenar de la Ploma (Londres, Victoria and Albert Museum). Por otro lado, el autor también parecería conocer el Retablo de San Jorge de Barnat Martorell (Chicado Art Institute y Paris, Musée du Louvre); y ni el guardapolvo. Cada calle lateral está dividida en tres escenas del martirio y leyenda del Santo, desde el momento en que fue armado caballero por la Virgen hasta su martirio. La calle central representa dos pasajes de la vida de San Jorge.

 

CALLE CENTRAL

Image

1. Casa Principal

Lucha de San Jorge vestido con armadura de plata sobre un hermoso caballo blanco. Como caballero defiende al pueblo del mal, atraviesa con su lanza al dragón. También se hace mención del lugar, en la parte superior aparece la joven doncella ante las murallas de la ciudad en presencia de los reyes.

Simbolismos:

Caballo blanco: la pureza.

Dragón con alas y escamas: el demonio, el paganismo.

Muerte del dragón: victoria del bien sobre el mal, conversión a la fe.

Image

2.- Atico.

Corona la calle central. Representación de la Batalla del Puig o de Enesa 1237. Escena en que aparece Jaime I milagrosamente asistido por San Jorge abatiendo al caudillo árabe y el choque tumultuoso entre el ejercito cristiano y el musulmán. Esta parte de la obra es esencial para la interpretación de la doble iconografía del retablo, el dragón y Enesa. Aunque Jaime I no participó en la batalla, encarna el símbolo de la victoria. El castillo de Enesa situado en una de las montañas del Puig, paso a formar parte de la casa de Jérica en 1349, por donación del rey Pedro IV el Ceremonioso a Pedro de Jérica. Podría tener relación, con el origen de un culto a San Jorge en esta villa y con la ubicación aquí una pintura tan relacionada con dicha batalla.
 

 

CALLE LATERAL IZQUIERDA (Visto por el observador)

Image

3.Casa superior.

Representa una escena de la leyenda del Santo, el dragón es atado con su cinturón y llevado por la doncella ante las murallas de la ciudad. Aparece acompañada de San Jorge bajo la atenta mirada del soberano y sus súbditos.

Image

4.Casa central.

Se escenifica uno de los martirios de San Jorge, el del aserramiento. Tema nuevo que introduce el pintor y que no sigue fielmente la tradición de La Vorágine. Imitando al retablo del Centenar de la Ploma, de Marzal de Sax.

Image

5.Casa inferior.

Representación de San Jorge decapitado a manos del verdugo, en presencia del gobernador Daciano que aparece junto al demonio.

 

CALLE LATERAL DERECHA (Visto por el observador)

Image

6.Casa superior.

San Jorge es nombrado caballero por la Virgen María, vestido con armadura, con una capa blanca y la cruz roja, también con la espada, en presencia de los Angeles.

Image

7.Casa central.

Aparición del Señor, durante la noche, para confortarlo en la celda donde se encuentra prisionero.
 

Image

8.Casa inferior.

Representa al martirio que sufre al ser arrastrado por la ciudad y conducido al lugar donde será ejecutado, por orden del gobernador Daciano.

 

Estilo.

El retablo es una gran pieza artística ejemplo de la escuela valenciana de finales del Gótico Internacional con introducción de elementos flamencos en algunas de las vestiduras. Hay una conexión entre la pintura europea y la valenciana que surge en ese momento. Pues aunque ésta tiene elementos autóctonos, (fondos dorados, mosaicos de azulejos), existe una influencia de estilos entre los distintos talleres de la época.

El conjunto ofrece una clara unidad estilística, realismo de los rostros y expresividad.

 

Técnica.

Pintura al temple sobre tabla, dorado al agua.

 

Materias

Soporte: madera de pino ensamblada, clavos de hierro forjado.
Tallas ornamentales: madera de pino.
Preparación del soporte: carbonato cálcico, aglutinado de cola animal. Bol rojo o arménico. Tela de Lino.
Pinturas: pigmentos proteicos, pan de oro.

 

Dimensiones.

Calle lateral derecha 204 x 62
Calle lateral izquierda 205'5 x 61
Calle central 250'5 x 72'5
Medidas totales 250'5 x 195'5

 

Restauraciones.

Año 1944-1949, Museo Nacional del Prado, Madrid.
Año 1997, Servicio de Conservación y Restauración de la Diputació de Castelló.
Año 1998-2000. Museo de Bellas Artes San Pío V. Valencia. Centro Técnico de Restauración.

 

Exposiciones.

Octubre 1997 - Enero 1998.

"Ausias March y el seu temps". Valencia

Septiembre 2001 - Agosto 2002.

"La Luz de las Imágenes" Segorbe (Castellón)

Mayo- Septiembre 2004

"El esplendor del Mediterráneo medieval. Arte, cultura, política, navegación y comercio en las ciudades marítimas mediterráneas (siglos XIII-XV). Barcelona.

16 enero - 17 abril 2006

"La Corona de Aragón - El poder y la imagen de la Edad Media a la Edad Moderna". Valencia

1 febrero - 27 abril 2009

"La edad de oro del Arte Valenciano. Rememoración de un centeneario" Valencia

23 marzo 2011 - 25 marzo 2012

"La Luz de las Imágenes" Alcoy (Alicante)

Ayuntamiento de Jérica - C/ Historiador Vayo, 19 - 12450 Jérica (Castellón) - Teléfono: 964 12 91 77 - Fax: 964 12 90 45 - E-Mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.