AYUNTAMIENTO
DE JÉRICA

Ermita de la Virgen del Loreto


AUTOR:

CRONOLOGÍA: s. XVI ?

ESTILO:


UBICACIÓN


DESCRIPCIÓN

El origen de la ermita es incierto. Se sabe que en 1570 los Agustinos deciden establecerse en la población ocupan la ermita del Loreto, creando conflicto con el Clero y capellanes de la Villa por la pretensión de los religiosos de usurparles su derecho de posesión de esta iglesia. Por lo que en aquella época ya existía, si bien no queda claro si estaba en el lugar que ocupaba el Convento de Agustinos y fue trasladada hasta su actual ubicación o fue trasladada en ese momento.

La ermita tenía adosado un hospital, desaparecido.

Consta de un porche en su parte delantera, de reciente construcción ya que el original fue destruido, siendo este de madera con adornos de ángeles.

Cuenta con amplias ventanas de forja (S. XVI) para permitir la asistencia al culto. Espadaña nueva sobre la portada adintelada con dovelas de sillería. Tiene capilla y sacristía a la que se accede por una puerta igual a la de entrada. La primitiva cubierta debió ser de crucería.

 

A continuación reproducimos un artículo referente a la plaza y ermitas de Loreto publicadas en el programa de fiestas de 1982:

LA CALLE DE LORETO Y SU ERMITA

En el programa de fiestas del año 63, ya hicimos mención de dicha calle, cuya rotulación es fácil deducir al estar ubicada la ermita dedicada a Nuestra Señora la Virgen de Loreto, aunque omitimos que, el tercer domingo de 1936, le pusieron extraoficialmente Av. de Ascaso.

En dicha calle, durante el verano, figuraba lo más pudiente que se desplazaba de Valencia, quiénes, en compañía de los vecinos, celebraban el 8 de Septiembre, en honor de la Virgen, misa solemne con revestida, cantada y acompañada por la orquesta que, en aquel entonces, existía bajó la batuta del presbítero y entusiasta jericano D. Pablo Estevan Capilla. A dicha misa acudían infinidad de fieles devotos que ocupaban el recinto de la ermita, cubierta con tejado y las partes laterales donde colocaban unos toldos para guarecerse del ardiente sol, tomando asiento en las sillas y catres que en aquel entonces se estilaban, aportados por cada uno de los usuarios.

Referente a festejos, cabe destacar la enorme hoguera; espléndida verbena la víspera por la noche con valiosos premios, luciendo las señoritas preciosos y vistosos mantones de Manila, seguida de estruendosa "CORDA"; carrera de sacos y las cucañas en gran escala que tanto divertían al público, sobre todo, la parte correspondiente a subir por el poste enjabonado, en cuya cúspide había un conejo atado, unas veces y otras, un soberbio pollo criado a base de maíz yotros cereales. Ni qué decir tiene que la colonia veraniega daba esplendor a la fiesta contribuyendo económicamente como si fueran de la calle.

No sabemos la fecha fija en que se construyó dicha ermita. Pero paréceme recordar que en uno de los apuntes sacados del archivo parroquial y que, al entrar en Jérica los que decían llamarse nacionales, destrozaron por completo todo cuanto contenía mi biblioteca - archivo particular que, hoy, serían de mucha utilidad histórica, al hablar de las piezas de plata que los invasores franceses nos arrebataron, como Santa Agueda, lámparas, candelabros y otros objetos, figuraba un crucifijo de plata que existía en el altar de la ermita, recientemente reconstruida, con lo cual, podemos poco más o menos orientarnos, aunque justo es reconocer que, el ferviente sacerdote jericano D. Francisco Zorío que sentía piadosa devoción por Nuestra Señora de Loreto, a primeros de siglo, remozó igualmente la ermita a sus expensas, siendo así que daba la sensación de que era de su exclusiva propiedad, como recuerdo, por haberle ayudado a celebrar la santa misa en más de una ocasión.

Igualmente, recordamos que, el lugar que hoy ocupa, se le llamaba "Plazoleta de Loreto" en la que existía la posada "DEL ANGEL", como puede apreciarse en la foto aunque borrosa. Según versión, a finales de siglo, en dicha posada se cometió un delito de sangre por causas que no se pudieron esclarecer, aunque pareció deducirse que el móvil fue el robo, debido a que en el carro, propiedad del muerto, se encontraron varios odres para vino completamente vacíos y ni una sola peseta en los bolsillos para pagar el hospedaje. Por otra parte, el agresor sin filiación de ninguna clase huyó por una ventana que daba a la huerta cuando iba a ser detenido por el alcalde de semana ylos guardas jurados, sin dejar rastro alguno, quedando el asunto en el mayor de los misterios.

En el solar donde estaba ubicada "LA POSADA DEL ANGEL" se construyó la casa grande que todos conocíamos por la casa de D. Xisto, habitada por veraneantes, entre los que se encontraba la familia "Burilio", dedicada en Valencia a la fabricación de ornamentos de iglesia.

Fdo.: ABINAM

Ayuntamiento de Jérica - C/ Historiador Vayo, 19 - 12450 Jérica (Castellón) - Teléfono: 964 12 91 77 - Fax: 964 12 90 45 - E-Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.