AYUNTAMIENTO
DE JÉRICA

Castillo

Image


AUTOR: Desconocido

CRONOLOGÍA: Estructuras defensivas de diferentes épocas

ESTILO:


UBICACIÓN


DESCRIPCIÓN

Llamamos PRIMER RECINTO AMURALLADO de la villa al que encierra a la Calle del Castillo y Ermita de San Roque, tangente a la línea de fortificación que discurre según la línea de nivel del terreno a la altura de 520 mts. A los distintos recintos más altos, los denominamos RECINTOS DEL CASTILLO, y a los más bajos, SEGUNDO RECINTO AMURALLADO de la villa el que queda encerrado por la línea de fortificación situada por media villa, incluyendo las Calles de Valcaliente, Peñuela, San Ramón, de la Cambra y del Ruejo, incorporando la Torre de la Alcudia; y TERCER RECINTO AMURALLADO de la villa el que queda limitado por la línea de fortificación que transcurre por la parte mas baja, incorporando la Calle del Historiador Vayo -antes del Arrabal- y deja extramuros las Calles del Rey Don Jaime -antiguo camino real- y del Río.

CASTILLO: SUS RECINTOS

"... Hay que señalar, ante todo, la parte alta del castillo, donde existen aún restos de los antiguos muros y la Torre del Homenaje o de San Juan ...".

Se advierten tres líneas de fortificaciones que de él, en descenso, parten "...y dentro de las cuales se encuentran varios aljibes o cisternas, fortines, la botica, ...".

"...Es indudable la filiación romana de esta villa, pues lo prueban ... los cimientos de sus fortificaciones ... El conjunto de fortificaciones jericano tuvo en tiempos pretéritos gran importancia, no solo dada la situación estratégica de la plaza, sino por la recidumbre de su construcción, toda de sillería, en parte de origen romano...".

Iniciamos el recorrido desde la cumbre, donde su ubica -a 540 mts. sobre el nivel del mar- la Torre del Homenaje.

De dicha torre parte la primera línea de fortificación, apreciable hoy en día en la mayor parte de su trazado, a una distancia aproximada de su acceso de 11,30 mts., con estrecho acceso lateral al recinto así encerrado. Los muros de esta primera línea de muralla, de unos 80 cms. de espesor, se adaptan perfectamente a la orografía del terreno.

"...Sospechamos ... que el primer templo cristiano debió hallarse emplazado en el sector central del poblado íbero - romano y en el punto más eminente del mismo, o sea, en el que hoy llamamos San Juan de Arriba, y en el mismo edificio o quizá en el inmediato al torreón romano del que todavía resta una buena parte, aunque con adiciones posteriormente superpuestas y que acusan menor antigüedad...".

Partiendo de este primer recinto, un segundo, de muros de espesor aproximado de 1,20 mts. y a una distancia aproximada del primero de unos 17 mts, adaptándose al terreno, con supuesto torreón de planta rectangular franqueando puerta de acceso. En el límite derecho de este segundo recinto, restos de un posible aljibe de dimensiones 7,00 x 3,30 mts. excavado en el terreno.

El tercer recinto del castillo, y más amplio, está fortificado con doble línea de muralla, una primera en la que se aprecian los restos de seis torreones circulares y con espesor de lienzo de muralla entre ellos de 1,30 mts. aproximadamente, pudiéndose apreciar puerta de acceso franqueada por los dos últimos torreones.

La segunda línea de muralla -a nivel inferior y a 4,10 mts. aprox. de la anterior- enfrenta fortificación de planta rectangular a los torreones circulares. No tenemos indicios de las alturas que llegaban a alcanzar dichos paños, si bien podemos suponerlos a partir de las notas aportadas por Torres Balbas en su obra "Ciudades Hispano - musulmanas",

"... la fortificación ... se compone casi siempre...en síntesis ... de una alta muralla torreada en torno del castillo o la ciudad; de otra más baja, el antemuro, a una distancia generalmente igual al cuarto de altura de aquella, también con frecuencia fortalecido con torres, que envuelve total o parcialmente al muro principal, y de un foso, cava o cárcava al pie del antemuro ... a cuyo borde anterior las tierras extraídas de su excavación formaban un parapeto. Entre ambos muros está la barbacana, paso o camino de ronda nombre con el que se suele designar también al antemuro. La barbacana impide al asaltante el ataque directo a la muralla principal...".

"... Hasta el siglo XVII, antes de iniciarse su decadencia, esta fortísima edificación tenía a más de una barbacana semicircular por la parte de la villa, dos recintos de muros, el primero con numerosas torres defensivas y el segundo con otra torre y puerta. Dentro de éste descollaba la Torre del Homenaje, de planta cuadrada y gran altura, obra romana en su mayor parte, con paramentos perpendiculares exactamente a los cuatro rumbos o puntos cardinales...".

Como dato que nos aporte noticia de la estructura del castillo, transcribimos parte del Capítulo 213 "que contiene el prendimiento y muerte de Françes Carçuela y casos que succedieron" de la obra "Historia de la Leal, Real y Coronada Villa de Xérica y su antigüedad" de Francisco del Vayo:

"... y ansí, se imbió con toda la gente al llano de la Señora Santa Agueda la antigua, que está entre la mesma yglesia y el castillo, y quan presto estuuo toda la gente en dicho llano ... Y ansí, subieron hasta las puertas del dicho castillo, y por muchos gritos y boçes que dió el mal logrado, no quisieron abrir los de dentro las puertas del castillo, antes se pusieron a manera de resistir y hazerse fuerte ... Y aní aquellos, se huuieron de poner de espaldas a las puertas y les hazía reparo la salida o distancia que hay de la pared a los humbrales ... Y salió una moça ... por los sobrados y garita...".

De estas ruinas del castillo "...hemos oído asegurar que fueron los carlistas los que lo hicieron demoler por no poderlo sostener guarnecido..." .

PRIMER RECINTO AMURALLADO

Encierra el Castillo y sus fortificaciones, siendo su limite el paño Norte de la hoy Ermita de San Roque, siguiendo la dirección aproximada Este - Oeste enlazando la cerca con los recintos del castillo situados al sur de la villa y en el punto más elevado de la pendiente.

La cerca que limita este primer recinto desciende por el lado oriental desde la última línea de muralla del castillo según la curva de nivel del terreno correspondiente a los 520 mts. de altitud, donde se aprecia restos de la base de la muralla -hiladas inferiores de mampuestos- hasta una primera torre que corresponde hoy a la parcela nº 29 de la Calle del Castillo, continuando el lienzo por las traseras de las parcelas nº 27, 25, 23, 21, 19 y 17 de la misma calle. Esta primera torre a que nos referimos, es de planta rectangular -más larga que profunda-, habilitada como parte de vivienda y construida mediante mampostería extraída a pie de obra, empleando sillería encadenando las esquinas. La torre destaca del lienzo de muralla que baja en pendiente, adecuándose a los desniveles del terreno, hasta un torreón situado en la manzana conformada por las Calles del Castillo, del Horno Pequeño y de San Roque, claramente apreciable desde la Calle del Portalico -exterior a este primer recinto y a nivel inferior-. Torreón de planta circular construido mediante mampuestos por hiladas y en el que confluyen los sucesivos recintos que fortifican la villa, por lo cual es de suponer diversas reconstrucciones hasta las más recientes transformaciones (aperturas de huecos, cubrición, ... ).

De él debió partir el lienzo de muralla en dirección noroeste enlazando con la Ermita de San Roque y atravesando la Calle del Castillo, habiendo desaparecido este posible tramo y apareciendo indicios de él a una distancia aproximada de 35 mts. del torreón hasta enlazar -sobre base rocosa- con la fachada Norte de la ermita, en la que se aprecia un primer torreón de planta rectangular correspondiente al crucero de la actual ermita -transformada a lo largo del siglo XIV durante la construcción interrumpida de la obra gótica del edificio que fuera la Iglesia de Santa Agueda (la vieja)- del que quedan patentes las primeras hiladas de mampuestos. El lienzo continúa retrasado respecto a la torre en una distancia de aproximadamente 16 mts. hasta una última torre de planta cuadrada construida de tapial sobre zócalo de mampuesto y base rocosa -procedimiento de construcción fácil, rápido y económico- de muros de espesor aproximado de 1,20 mts. de fábrica homogénea en la que se aprecian los mechinales dejados para su construcción. De esta última torre -en ruinoso estado- parte el lienzo de muralla que enlaza con el castillo, apreciable sólo en su inicio, y que debió seguir la pendiente del terreno supliendo con obra de fábrica ahí donde no eran posibles las defensas naturales; lienzo que tras desaparecer, vuelve a ser visible en su base con un espesor de 1,20 mts., y que puede seguirse su recorrido por camino exterior, no enlazando con la última fortificación del castillo debido a las defensas naturales que proporciona la orografía del terreno.

De este primer recinto que encierra el Castillo, la antigua Mezquita y explanada exterior a ella "... que está entre la mesma yglesia y el castillo ..."-de la cual parten diversos caminos y senderos hacia la cumbre del castillo podemos suponer la situación de las puertas de comunicación con el exterior allí donde se iniciaban los caminos que conducían a los principales núcleos urbanos mas próximos. El número de estas puertas debía estar en relación con la importancia de la villa y su situación, apartada de los vértices de la cerca, pudiendo suponer una de ellas en el lienzo de muralla -desaparecido- que debió atravesar la Calle del Castillo.

Hemos de recordar que coexistente con este primer recinto, "... los moros huuiessen mudado el camino real por el campo que es el que hoy ua desde Segorbe al Más de Lidón o Ruuiales ... pues los moros eran inimicíssimos de que el camino real passe por sus pueblos ...".

Los nombres que han quedado, permiten reconocer la estructura de la ciudad árabe: así, tenemos noticias del historiador Vayo en que nos informa de cómo se imaginó el segundo recinto murado: "... tiene principio del açud del río, dicha la Coracha, siguiendo y viniendo a la villa hasta la puerta de Valcaliente ...".

Lo cual nos hace suponer la posible existencia de "Coracha" que permitiese la fácil comunicación del núcleo urbano con el río. "... Aconstumbrábase a levantar un muro o espolón que, arrancando de la cerca urbana avanzaba hasta una torre situada junto a la toma de agua -torre albarrana-...que permitía a los sitiados proveerse a cubierto de tan principal elemento en caso de asedio..".

Si bien, Escolano aporta los datos:

"... Por solo una parte labraron los antiguos una escalera por donde se bajase a tomar agua del río cuando faltase la del cielo, que tienen recogida en algibes: y está tan cubierta y segura que se puede defender de los enemigos con facilidad ... No la hacen menos fuerte una cava o mina que atraviesa toda la villa por debajo tierra, y dos molinos hechos a pie del castillo, que muelen sin parar y bastan á dar harina á gran número de soldados, sin que puedan estorbarles enemigos, por estar debajo de la protección del castillo los molinos, la acequia y la presa. Tampoco pueden asentarle batería de cerca, sino apartado más de quinientos pasos, y esto había de ser por un camino tan hondo, que llega su hondura a mas de mil varas de á cuatro palmos, y corre por ahí el río el cual, como queda dicho, da una vuelta al castillo en figura de una hoz...".

Ayuntamiento de Jérica - C/ Historiador Vayo, 19 - 12450 Jérica (Castellón) - Teléfono: 964 12 91 77 - Fax: 964 12 90 45 - E-Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.